Cuando pensamos en carpas quizá se nos vengan a la mente imágenes de grandes pabellones, de techos altos y estructuras complejas. Sin embargo, las pequeñas carpas son un artículo tremendamente útil para muchas situaciones. Ya sea para acomodar un pequeño espacio en un jardín privado, para proteger nuestro coche de las inclemencias del tiempo o para crear un trastero, una carpa pequeña es una de las opciones más económicas.

Una de las mejores cualidades que tienen estas carpas es su sencillo montaje que no requiere ningún tipo de herramienta específica ni conocimientos previos. Tan sólo es necesario seguir las claras instrucciones, las cuales vienen en varios idiomas, y contar con algún amigo que nos ayude a levantar la estructura una vez está engarzada. Pero de todas las características, la mejor es su bajo  precio.

Filtros activos